Puertas de Almocábar

Murallas Medievales

Una de las razones por las que Ronda es tan importante en la historia de Andalucía está directamente relacionada con lo segura que era la ciudad, una posición que permitía a Ronda desarrollarse y ser independiente. Los muros de la ciudad en combinación con el desfiladero y el río Guadalevín hacían Ronda inmune a los ataques hasta la llegada del cañón. Aunque existían empalizadas de madera para proteger a las comunidades antes de la construcción del castillo romano, la realidad es que la mayoría de los muros de piedra que rodean la ciudad provienen de la época islámica, un periodo que abarca cerca de 800 años, desde el año 712 hasta el año 1485. Dada la absoluta inexpugnabilidad del desfiladero y los acantilados, la longitud de las murallas no tenía por qué ser demasiado grande, sin embargo como la ciudad se expandía hacia el barrio de San Francisco y hacia el interior del barrio judío tuvieron que construirse nuevas murallas. Consecuentemente, muchas de las murallas que ya existían rodeando Ronda nunca se conectaron.

El antiguo barrio judío y la zona industrial de Ronda pertenecientes a la época morisca ya no existen, excepto por los Baños Árabes, unas pocas casas y el hotel Alavera de los Baños, aunque es posible ver donde estaba parte de la muralla exterior que protegía la zona. Extendiéndose desde el Puente Árabe, la muralla original serpenteaba entre las casas de la ciudad, las fábricas y los Baños Árabes, los cuales siempre estuvieron a las afueras de la ciudad, y luego pasaba a lo largo del río hasta que daba la vuelta hacia la fortaleza, donde ahora se alza la iglesia del Espíritu Santo. Una puerta servía de acceso a la ciudad desde los Baños Árabes, allí habría estado el camino principal hacia Granada antes de que se construyera un nuevo barrio en Padre Jesús, ya en tiempos católicos. Como principal entrada a la ciudad, era considerada la más importante y por ello dos murallas con altas torres convergían en este punto.

Aún podemos apreciar lo sólidas que debían haber sido esas puertas. Si continuamos el camino desde las murallas interiores, las murallas de Levante, hasta la Puerta de la Cijara, podremos comprobar que sin un cañón sería imposible atacar la puerta y las murallas sin perder la vida en el intento. En la época morisca los comerciantes y visitantes de Ronda entraban a la ciudad por el Puente Árabe, la mayoría entraba primero en los Baños Árabes antes de visitar la pequeña mezquita que se encontraba cerca de las puertas de entrada, problablemente donde ahora hay una pequeña capilla. Desde allí, los visitantes subirían a la ciudad a través de la Puerta de Cijara. A lo largo del camino por las murallas de Levante y antes de llegar a la iglesia del Espíritu Santo hay una pequeña calle que se desvía hacia la izquierda, y bajo una de las casas de esa calle pueden verse unos arcos enigmáticos, se trata de la Puerta de los Esparteros. Dicha puerta solía ser una de las puertas de entrada a la ciudad, aunque como puede verse ahora, es simplemente parte de los cimientos de la casa de alguien.

El único tráfico que entraba a través de las Puertas de Almocábar provenía de la costa, especialmente desde dirección Algeciras-Gibraltar, aunque también pasaban por allí aquellos comerciantes o granjeros que necesitaban ir en aquella dirección. Mientras que muchos han especulado con la posibilidad de que esas fuesen las puertas principales de la ciudad debido a su grandiosidad, en realidad la plaza que hay frente a las puertas era el cementerio, el Al-maqabir. Almocábar era también la parte de la murallas mejor defendida y era allí donde los gobernantes de la ciudad construyeron sus mayores fortalezas, una estructura octogonal que les permitía a sus arqueros un control de 360º hacia ambos lados de la muralla. La puerta Almocábar ahora está separada en dos puertas, la otra es la puerta Carlos V, la cuál lleva aún su escudo de armas, cerca de ella puede verse un abrevadero de caballos.

La etapa católica trajo tiempos de paz, por lo que el rol de Ronda como ciudad defensiva ya no era importante. La puerta Almocábar es ya sólo un monumento, así como la muralla que solamente se extiende desde el comienzo de las casas, rodeando la iglesia del Espíritu Santo hacia el hotel Jardín de la Muralla. Al norte de Ronda, dirección Sevilla y comenzando en el Guadalevín bajo el Puente Nuevo se construyeron nuevas murallas defensivas para dar protección a una nueva ruta de la ciudad. La ruta de los molinos de harina, ya que en la época morisca el valle bajo Ronda era mayormente campo de cultivo y al menos cinco o seis molinos se encontraban a lo largo del río para moler el trigo.

Share Button

One thought on “Murallas Medievales”

Comments are closed.