Los Baños Árabes - Ronda

Los Baños Árabes – Ronda

Los Baños Árabes son uno de los atractivos turísticos más importantes de Ronda. Algunos incluso opinan que más importante que la incuestionable belleza del Puente Nuevo o incluso de otro de los grandes reclamos de Ronda, la Plaza de Toros, hogar de la tradición torera rondeña. Los Baños Árabes de Ronda son parecidos en su diseño a los romanos, excepto porque se usaba el vapor del agua como exfoliante del cuerpo en lugar de los baños de agua caliente característicos de las termas romanas. Los moros que vivían en España eran musulmanes, por lo que las tradiciones religiosas eran muy importantes. Una mezquita se situaba cerca de los baños y estos eran algo más que simplemente una instalación sanitaria, eran además un lugar donde tanto los lugareños como los visitantes podían parar para purificar y limpiar sus cuerpos antes de entrar en la mezquita para purificar sus almas.

En los tiempos moriscos, la principal entrada a la Medina de Ronda se encontraba cerca de los Baños Árabes, el Puente Árabe debió construirse más o menos al mismo tiempo que los baños, junto con una muralla defensiva que ya no existe, aunque sus cimientos de piedra aún pueden verse. En esos tiempos los baños estaban fuera de los muros de la ciudad, al lado de la entrada principal, aunque había una pequeña entrada construída dentro de la ciudad que la conectaba a través de un pasadizo con la entrada de los baños.

Desde la entrada principal los visitantes pueden ver el tejado de los Baños Árabes desde arriba, verán pequeños montículos enterrados en el suelo y cubiertos por una especie de caña sobre la que descansan paneles de vidrio redondos. Esas son las claraboyas, y el vidrio proteje a las salas que hay debajo de la lluvia. Los baños fueron construídos parcialmente bajo tierra para tener un mejor control de la temperatura del edificio. Un fuego fuerte en la sala de la caldera, que se encuentra cerca de la entrada de agua desde el acueducto, calienta el agua y el vapor caliente circula bajo el suelo de las salas a través de atanores para luego escaparse por chimeneas antes de que llegue a la sala fría.

Para entrar en los baños, desciende hasta la primera sala, que hoy en día no tiene tejado y que en los tiempos moriscos era el área de recepción de los baños, aunque en árabe era conocido como la al-bayt-al-maslaj, el probador. Tiene una piscina central de unos dos metros y medio y una serie de arcos de mampostería que la rodean. Estos arcos aguantan una bóveda con claraboyas en forma de estrella, esta piscina es en realidad una fuente y no un baño como podríamos pensar. Alrededor de esta sala había bancos de madera donde sentarse a charlar y pegados a la pared del fondo habia una serie de biombos donde cambiarse. Los cuartos de baños también estaban en esta primera sala.

Al lado de la primera sala en ruinas hay una puerta que daba a la sala fría, al-bayt-al-barid, donde la gente podía relajarse y refrescarse antes de volver a las salas templada y caliente. Una de las características de estos baños era pasar varias horas dentro y limpiarse el cuerpo varias veces. Para la mayoría de los ciudadanos moriscos de Ronda una visita a los baños no era un ritual diario, pero incluso si lo hubiera sido, sería el equivalente medieval a nuestras tardes de reunión con amigos.

La siguiente sala, la más amplia de las salas cubiertas, es la sala templada, al-bayt-al-wastami, donde la gente podía relajarse y disfrutar de un masaje, mimarse con perfumes o sentarse en una piscina de agradable agua templada. Esta sala era cálida pero no húmeda. Habia cojines y esterillas disponibles para usarse, así como bancos de madera alrededor de las paredes y cerca de las columnas había varias camillas de masaje y tratamientos terapeúticos que daban esclavos preparados para ello. La sala caliente, al-bayt-al-sajun, que hoy en día es la que aparece en los videos promocionales, es la última sala a la que podía acceder el público. Esta sala tenía una piscina al fondo donde el agua del acueducto salpicaba sobre el suelo caliente creando una atmósfera muy húmeda.

La leñera, al-furn, la habitación más lejana de los Baños Árabes no está abierta al público en la actualidad. Es donde llegaba el agua del acueducto y donde se almacenaba la leña. En esta habitación los grandes fuegos se avivaban en hornos cubiertos con rejillas de ventilación que mantenían el fuego con vida. Al fondo de esta habitación y parte de atrás de la sala caliente, había una puerta que permitía al personal y a los esclavos entrar y salir del hamán.

HORARIOS DE APERTURA DE LOS BAÑOS
Otoño e Invierno
De lunes a viernes de 10:00 a 18:00
Sábados, domingos y festivos de 10:00 a 15:00

Primavera y Verano
De lunes a viernes de 10:00 a 19:00
Sábados, domingos y festivos de 10:00 a 15:00

PRECIO DE LA ENTRADA
3€ por persona, 1,50€ para grupos a partir de 10 personas.

Share Button

One thought on “Los Baños Árabes – Ronda”

Comments are closed.