Museo Mondragón - Grazalema

El Palacio de Mondragón – Ronda

El Palacio de Mondragón es uno de los edificios más visitados de Ronda, no sólo porque alberga en su interior el excelente Museo Municipal, sino también por sus jardines moriscos que evocan épocas pasadas en las que reyes y gobernadores llamaban a Ronda su casa.

El Palacio era el hogar del rey morisco Abomelic (también conocido como Abomelic Abd-al-Malik, y llamado Abbel Malek en algunos libros de historia), el cuál reinó durante un corto periodo de tiempo aunque fue una época dorada de la ciudad en la que se comenzaron grandes proyectos de construcción. El palacio ya existía cuando Abomelic llegó por primera vez a Andalucía, la mayoría de expertos sitúan su construcción entre los años 1306 y 1314. Tras la derrota de Abomelic a manos de Alfonso XI, la ciudad pasó a manos de la dinastía Nasrid, de Granada, por lo que el Palacio de Mondragón se convirtió en el hogar de los gobernadores granadinos de Ronda antes de la reconquista en 1485, incluyendo al último gobernador musulmán, Hamet el Zegri.

El palacio también fue residencia de Fernando II tras la conquista de Ronda en 1485, pero es recordado principalmente por albergar tanto a Fernando como a su popular esposa Isabel I durante su estancia en Ronda durante la rebelión morisca en 1501, aunque no existe evidencia histórica de que Isabel visitara Ronda jamás y, ciertamente, no existen cartas que se recibieran a su nombre en la ciudad.

Fernando II le concedió el palacio en 1491 a Don Alonso de Valenzuela, el cual pertenecía a una prominente familia sevillana, como agradecimiento por sus servicios a la corona española durante la reconquista. La familia Valenzuela comenzó a remodelar el palacio en 1569. El capitán don Melchor de Mondragón, quién fue pieza fundamental en controlar la revuelta morisca en Istán, fue el siguiente ocupante del palacio. Aún podemos ver el escudo de armas de la familia sobre la entrada principal.

El jardín y los patios son amplios, tal y como eran durante los tiempos moriscos. Respecto al patio central y al patio privado que conduce hacia las oficinas del personal de turismo, no queda en ellos nada de la decoración original. El gran patio trasero todavía mantiene la impresionante cerámica morisca y la escritura árabe, dicho patio conduce directamente al jardín del pozo, una reproducción del que se puede encontrar en la Alhambra. A finales del siglo XVI el palacio volvió a manos de la familia Valenzuela, aunque en una acalorada reyerta en la ciudad a principios de mil seiscientos, Don Francisco Valenzuela mató a otro caballero y se vió obligado a huir a Nápoles donde se casó y nació su hijo, don Fernando Valenzuela (1630-1692), un hombre que durante su vida llegó a ser una de las figuras más controvertidas de la corte española. En 1670, don Fernando se convirtió en un hombre influyente, supuestamente por ser el amante de la reina regente Mariana tras la muerte de su esposo Felipe II.

En 1675, don Fernando fue condecorado con el título de Marqués de Villasierra y más tarde, en 1677, se convirtió en Primer Ministro de España. Fue durante ese tiempo cuando el palacio adoptó el otro nombre por el que es conocido, Palacio Marqués de Villasierra. En 1679, don Fernando cayó en desgracia y fue exiliado a las Filipinas, muriendo años después en México sin haber vuelto jamás a España.

HORARIO DE APERTURA DEL PALACIO DE MONDRAGÓN (Museo Municipal)
De Lunes a Viernes de 09:00 a 19:00
Sábados, Domingos y Festivos de 10:00 a 15:00

PRECIO DE LA ENTRADA
3€ por persona
1,50€ para grupos de 10 personas o más, y niños.

Share Button