Parador de Ronda y el desfiladero del Tajo

Desfiladero del Tajo – Ronda

Ronda es una de las pocas ciudades del mundo que tiene un profundo desfiladero que atraviesa el corazón de la ciudad, y aún es más afortunada al tener el Puente Nuevo sobre él. El desfiladero también servía como una fantástica defensa de aquellos enemigos que se atrevían a atacar Ronda. Conocido como “el Tajo”, el desfiladero fue creado por la constante erosión del río Guadalevín que nace en la Sierra de las Nieves.

El desfiladero es bastante estrecho, sólo tiene 68 metros en su parte más amplia, pero en algunos lugares es muy profundo, más de 120 metros de profundidad, lo que hace de este desfiladero y de su mayor puente, el Puente Nuevo, uno de los lugares más fotografiados de España. El río Guadalevín sale del Tajo hacia el interior del valle que hay más abajo, donde sus aguas eran usadas por varios molinos de harina pero toda actividad cesó en 1917 después de que una roca se desprendiera y destrozara los molinos.

La mayoría de los visitantes empiezan su paseo por Ronda en la parte norte del desfiladero, esta es la parte donde se encuentra el Parador, la oficina de turismo, la Plaza de Toros y donde se encuentran la mayoría de los comercios de Ronda. Al sur está La Ciudad, que forma parte del legado de los moriscos en Ronda.

Unos de los edificios más interesantes que pueden verse a lo largo del desfiladero es la Mina de Agua, un tunel excavado en la roca que desciende 60 metros con 231 escalones que bajan hasta el agua. Es una impresionante proeza de ingeniería y puede verse visitando la Casa del Rey Moro, donde podreis dar una vuelta por sus jardines y visitar la mina.

El Puente Nuevo abarca el desfiladero del Tajo en su parte más alta y es un lugar de visita imprescindible en cualquier paseo por Ronda. Al norte del Puente Nuevo está la Plaza de España, en ella encontramos el Parador y la oficina de turismo. Al sur, se encuentra el convento de Santo Domingo y frente a él la Casa de los Arcos.

La carretera que cruza el Puente Nuevo es empedrada y lo bastante amplia como para permitir tráfico en ambas direcciones, pero hay que tener cuidado al salir del puente hacia La Ciudad, ya que hay que dar un giro bastante brusco, muchos conductores han creído chocar con otro turismo en ese punto cuando, en realidad, tan sólo han rebotado con el bordillo al llegar a esa esquina.

Los peatones pueden caminar por las dos partes del puente, además encontramos varios asientos construidos a lo largo de él, aunque rara vez se utilizan para sentarse. La mayoría de los turistas los utilizan como escalón para tomar fotos, y por qué no, después de todo las vistas en un día soleado son espectaculares, sólo hay que tener cuidado con no asomarse demasiado, ya que, aunque hay barras protectoras, es una larga caída hasta el fondo.

Fotografiar el Puente Nuevo puede ser un desafío, aunque hay varios lugares públicos accesibles que ofrecen buenas vistas. Cerca de la Plaza de España, puedes caminar alrededor del desfiladero por la parte del Parador, o desde la parte sur del puente, incluso desde el mirador que está cerca de Santo Domingo.

Para una vista más amplia del puente, los jardines de Cuenca, en la parte este, son el sitio perfecto por las mañanas, mientras que por las tardes, el mirador en el jardín de la casa de Don Bosco (1,50€) te proporcionará una foto muy conseguida. También es posible bajar por el desfiladero desde la Plaza María Auxiliadora y tomar una foto del puente y de la antigua puerta de Albacara.

Algunos de los hoteles con vistas al Puente Nuevo son: el Parador, el Hotel Montelirio y el Hotel Don Miguel.

Share Button

3 thoughts on “Desfiladero del Tajo – Ronda”

Comments are closed.