Buitre - Grazalema

Buitre leonado – La sierra de Grazalema

Nombre vulgar: Buitre LeonadoBuitre - Grazalema
Nombre científico: Gyps fulvus
English: Griffon Vulture
Français: Vautour fauve
Deutsch: Gänsegeier
Italiano: Grifone
Português: Abutre-fouveiro

Autor: Hablizl, 1783

Estado de conservación: LC, Preocupación menor.

Distribución:
Está presente en casi toda la Península Ibérica, salvo en Galicia, el oeste de Asturias. Fuera de España también puede encontrarse en zonas aisladas de Francia (donde ha sido reintroducido), Italia, Balcanes, Crimea, África septentrional, Asia occidental, desde Turquía, Arabia y el Cáucaso hasta las estribaciones del Himalaya y el noroeste de la India.

Especies similares: Gyps rueppellii .Un pequeño número son residentes en el suroeste de España.

Descripción:
De tamaño mayor que un águila, su envergadura alar puede ser de hasta 260cm. Sus alas en vuelo parecen tablas. Bate sus alas con las primarias abiertas y desplegadas, el cuello recogido y la cola corta. Tiene coloración canela en el plumaje del dorso, el vientre y la franja anterior de las alas, mientras que el resto de las plumas alares y de la cola son pardas oscuras. La cabeza y el largo cuello están cubiertos de un plumón blanco. Posee un característico collar de largas plumas leonadas. El pico es de color amarillo y el cuello blanco en los adultos, mientras que el pico es de color gris y un collar de color marrón claro en los jóvenes.

Se alimenta de carroña, la mayoría de las veces en descomposición y otras en fase incipiente (especialmente grandes mamíferos). La carroña dejada por los pastores constituyen una parte importante de la dieta de este animal, factor que ayuda a prevenir la propagación de posibles infecciones.

A menudo se puede ver grupos volando en círculo y subiendo en espiral por las corrientes de aire cálido. Todo el día lo pasan cernidos a grandes alturas, donde son invisibles al ojo humano. Si hay alimento disponible, se lanzan hacia abajo con las alas semirrecogidas y las plumas silbando en contacto con el aire. Sus congéneres que vuelan por las cercanías detectarán con su portentosa vista la maniobra y, muy pronto, un nutrido grupo de ansiosos carroñeros se congregará en las inmediaciones del cadáver.
Una vez llegado junto a la carroña, el buitre se comporta de una manera desmesuradamente tímida. Pero una vez ha dado comienzo su comilona, se enzarzan en espectaculares peleas, en las cuales suele quedarse con la mejor tajada el que llegó más hambriento.

Hábitat:
Forma colonias en acantilados y en paredes rocosas. Suele hallarse en las repisas de los acantilados hacia el amanecer, a la espera de que el sol caliente el aire y se formen las corrientes térmicas sobre las que planear. De este modo el buitre vuela a lo largo de todo el día sin apenas gastar energía. Al atardecer vuelven a sus refugios, pequeñas repisas situadas preferiblemente bajo un techado de roca y protegidas de los vientos, donde pasan la noche.
La época de celo empieza en diciembre y termina en abril. Cuando se acerca la época de reproducción, la pareja de buitres leonados se entrega a vistosos vuelos sincrónicos en los que cada individuo emula hasta en sus más pequeñas inflexiones las evoluciones de su consorte. Incuban en acantilados llamados “buitreras”, que datan de tiempos inmemoriales. Ambos sexos participan en la construcción del nido elaborado con palos, paja y pelo. La puesta se realiza a finales de enero. La incubación del único huevo dura unos 52 días y está a cargo de ambos progenitores, que se turnan a intervalos de 24 ó 48 horas, nunca lo dejan solo. El pequeño abandonará el nido en julio o agosto. En la península Ibérica es una especie sedentaria que se puede ver todo el año, pero los individuos más jóvenes pueden emigran al sur para invernar y vuelven a sus lugares de origen en primavera.

Share Button